Financiamiento y nuevas tecnologías serán determinantes en la descarbonización del transporte público en Colombia

  • Especialistas del sector coincidieron consideran clave estructurar los modelos de negocio para cubrir la necesidad de cada cliente
  • Hay que trabajar para demostrar los beneficios de la electromovilidad, no solo en materia medioambiental sino en inversión a mediano y largo plazo

Colombia representa un caso de éxito con respecto a la transición hacia un transporte público sostenible con la inclusión de más de 1.400 buses eléctricos, que representan la flota más grande en el mundo de este tipo después de China. Sin embargo, aún quedan muchos retos por conquistar para lograr un sistema 100% interconectado, sostenible, amigable con el medio ambiente y que sea una gran experiencia para los usuarios.

En ese sentido, el encuentro presencial Latam Mobility Colombia presentó el panel “La descarbonización del Transporte Público y Flotas de Buses” en el país, discusión que contó con la participación de representantes de destacadas empresas públicas y privadas, quienes ofrecieron sus puntos de vista acerca del tema.

Sofía Zarama, Jefa de la oficina asesora de planeación de Transmilenio celebró que cuatro años después de apostar por la electromovilidad en Bogotá, en la actualidad tengan en operación 1062 buses eléctricos, cifra que esperan aumente a finales de este año.  

Señaló que a pesar de los logros, todavía quedan metas por alcanzar, por lo cual considera clave resaltar la importancia de conocer la tecnología y estructurar modelos de negocio que permitan la financiación e infraestructura de recarga que respondan a los tiempos requeridos.

Zarama subrayó que dar continuidad a capacitaciones al personal encargado de mantener los sistemas es un aspecto crucial en el camino hacia la descarobonización del transporte.

Explicó que la planeación de procesos complejos como sistemas de transporte público, requiere un análisis financiero técnico y jurídico, reiterando que el mantenimiento forma parte fundamental en el modelo de negocio.

La funcionaria reveló que el sistema integrado de transporte público en Bogotá continuará creciendo, detallando que la primera línea del metro está cofinanciada y contratada. Asimismo, anunció que ya tienen proyectados seis nuevos corredores de transporte masivo, en aras de fortalecer la red para los usuarios y alcanzar la visión que tienen como ciudad.

Por su parte, Pedro Buitrago, representante del Metro de Medellín, destacó los avances de un sistema que desde 1995, apuesta a la descarbonización del transporte. Apuntó que el camino hacia la electrificación de la entidad comenzó en 2015 y se materializó en 2018 cuando empezó a operar su primer bus eléctrico, ofreciendo mayor desempeño y facilidades para la prestación de servicios.

La empresa pública continuó su evolución con la adquisición de 64 buses eléctricos para implementar la movilidad eléctrica en la ciudad, y trabaja en planes de expansión con el metro de la 80, que ya se encuentra en marcha.

Visión del sector privado

Tras la experiencia de empresas públicas como el Metro de Medellín y Transmilenio, representantes de empresas privadas también ofrecieron sus puntos de vista en el Latam Mobility Colombia sobre la descarbonización del transporte público.

Diego Valderrama, Head of Business to Government Colombia & Centroamérica de Enel X, explicó que la estrategia global del grupo es acompañar todos los procesos de la transición energética como la electrificación y descarbonización.

“Hemos estado presentes en toda la cadena de movilidad, desde los pilotos de taxis hasta la construcción de electroterminales, actuando como un facilitador para algo que no es el futuro sino el presente. Queremos acompañar a las administraciones públicas y hacer parte de este ecosistema porque hay mucha oportunidad para seguir implementando la movilidad eléctrica”, sostuvo.

El directivo de Enel considera que para afianzar esta nueva tecnología es fundamental entender las necesidades para cada uno de los clientes, y estructurar el modelo de negocio para encontrar la solución que requieren específicamente.

“La electromovilidad es económicamente viable. Hay ahorros en mantenimiento, energéticos y otros que pasan desapercibidos. Además, las personas pueden viajar sin ruidos, sin calor y sin vibraciones. Son valores agregados al bienestar de las personas”, apuntó Valderrama.

Por su parte, Camille Brax, Transport Project Manager de Transdev, enfatizó en la necesidad de establecer planes de financiamiento que favorezcan a todas las partes involucradas, sobre todo para que los operadores de flotas puedan expandir sus actividades a ciudades más pequeñas.  

“Veo una oportunidad e interés del sector privado para acompañar a las ciudades, pero hay que hacer hincapié en aspectos como la compatibilidad de cargadores con los buses. Hemos aprendido de los errores y queremos ayudar a otras ciudades, pero enfrentamos el reto de la financiación”, dijo.

Para Juan Luis Mesa, Gerente General de BYD Motor Colombia, el objetivo es estar siempre generando iniciativas para mejorar la forma en la que los ciudadanos se transportan, destacando que la compañía es pionera con la primera flota de taxis eléctricos en el año 2012.

Subrayó que es necesario presentar un proyecto transformador en la movilidad pública, que demuestre los notables beneficios que conlleva la electromovilidad no solo al medio ambiente, sino en el ámbito de costos e inversión a mediano y largo plazo.

Mesa considera que más allá de situaciones coyunturales, el precio de la energía tendrá más tendencia a estabilizarse, en comparación con la volatilidad que pueden presentar los combustibles fósiles, lo cual representa otra ventaja para la transición hacia un transporte sostenible.

Por último, el representante de BYD Colombia hizo un llamado a las autoridades nacionales para que revisen la normativa referida a la homologación de buses para que sea adaptada a los nuevos tiempos.

Camilo Ardila, Key Account Manager Transportation, Hitachi Energy, cerró el panel del Latam Mobility Colombia, destacando el importante aporte de la empresa en material de energía e infraestructura, operación que está regida por los Objetivo de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas

Más allá del proceso uniforme y combinado que debe realizarse para implementar la electromovilidad, el representante de Hitachi explicó que hay que deben trabajar sobre la base de las características de cada ciudad.

“Hay que entender el proyecto de manera integral, pero tomando en cuenta que cada ciudad es muy diferente, en cuanto a disponibilidad de acceso de energía, terreno para la construcción del patio, y si se quiere, sacrificar peso y autonomía por trasladar más pasajeros”, finalizó.

Síguenos en

Publicaciones recientes

Facebook