Mercedes tendrá fábricas exclusivas para vehículos eléctricos en el corto plazo

A partir de 2022, Mercedes-Benz quiere transformar sus plantas con el objetivo de minimizar su huella de carbono y mantenerse fiel a un concepto sostenible.

En el marco de su estrategia para contribuir con el medio ambiente, el fabricante se ha fijado la meta de conseguir, de aquí a 2039, una flota de vehículos nuevos neutra en emisiones de CO2, y aspiran tener una producción neutra de dióxido de carbono. Para ello, trabajan en disminuir 40% el uso de materias primas de los componentes de sus vehículos para el año 2030.

La apuesta de la firma parte de las estimaciones que indican que a partir de 2025, los autos eléctricos e híbridos representarán 50 % de las ventas, con previsiones de que los coches totalmente eléctricos conformen la mayor parte.

En concordancia con esa política, la compañía anunció que desde la segunda mitad de la década espera tener fábricas que produzcan exclusivamente vehículos eléctricos. De acuerdo con un reporte de la agencia de noticias Reuters, Mercedes prevé que algunas de sus líneas de producción dentro de los complejos cambien completamente a electricidad incluso antes.

Así lo manifestó Joerg Burzer, jefe de producción de la marca, quien señaló que construir una nueva fábrica de vehículos eléctricos a batería lleva tiempo, situación por la cual han tomado otro enfoque.

«Ciertamente tendremos algunas líneas que produzcan solo vehículos eléctricos en los próximos años, también vemos fábricas enteras cambiando a vehículos eléctricos, ese es un tema para la segunda mitad de la década», dijo.

Un innovador coche

Mercedes enfoca sus esfuerzos en este momento en la producción de su modelo EQE, presentado en septiembre pasado en la feria IAA Mobility, y que plantea exhibir en Bremen (Alemania) a finales de este año, seguido de Beijing (China) y Tuscaloosa (EEUU).

Se trata de una adaptación eléctrica de la Clase E con un alcance máximo de 660 kilómetros, para impulsar las ventas de unidades EV a medida que desplaza la inversión de los vehículos de combustión interna hacia las plataformas de producción exclusivamente eléctricas.

Coche EQ6 de Mercedes / Foto: Mercedes-Benz

Sobre este particular, Burzer indicó que con el aumento del EQE en Bremen y más tarde en Beijing, la empresa estará entrando en un segmento en el que podrá entregar volúmenes mucho más altos a sus clientes.

Cabe destacar que solo 2,3 % de las ventas de Mercedes-Benz Cars en 2021 fueron vehículos eléctricos a batería, aumentando a 11 % incluidos los híbridos enchufables, que tienen tanto un motor como una batería.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.