General Motors, Porsche, Peugeot, Voltera y Maxus comparten su visión sobre movilidad sostenible, avances y perspectiva de la industria en el «Latam Mobility: Chile 2022»

El sector de movilidad sostenible figura como un actor principal en el escenario de la descarbonización del planeta. El 25% de los gases de efecto invernadero provienen del sector transporte, por ello, se lleva a cabo con énfasis el proceso de transición desde vehículos propulsados por combustibles fósiles hacia su electrificación.

Latinoamérica juega un papel fundamental al seguir los pasos de mercados más avanzados como Europa, Asia y Estados Unidos, por lo que varios fabricantes, empresas y líderes creen y apuestan por la movilidad sostenible en la región.

Un nutrido grupo estuvo presente el pasado 30 de agosto en el Hotel W Santiago, donde se desarrolló el panel «Avances tecnológicos en movilidad sostenible: perspectiva de la industria automotriz», con la participación de Andrés Vergara, CEO y cofundador de Voltera; Francisca Román, directora de la Asociación Nacional Automotriz de Chile y Brandt Manager de Peugeot Chile; Vicente Díaz, gerente de la marca Porsche del Grupo Ditec; Gustavo Colossi, director de General Motors para Uruguay, Bolivia, Chile y Paraguay, y Maximiliano Sfeir, gerente de Maxus Andes Motors.

De izquierda a derecha: Andrés Vergara, Francisca Román, Gustavo Colossi y Maximiliano Sfeir

Lee también: La micromovilidad se afianza en Chile por su gran impacto en reducción de emisiones

Cambios internos y externos

Desde la perspectiva de Francisca Román, en Peugeot, fabricante propiedad del Grupo Stellantis, se ha establecido para 2030 tener una reducción de la huella de carbono al 100% con relación a 2021, además de abarcar el 50% del mercado europeo junto al 50% del mercado estadounidense.

Además, la marca tiene grandes planes para Chile. «De aquí al 2025, dentro de la estrategia Power of Choice de la marca tendremos un vehículo de tecnología eléctrica disponible para este mercado, tanto de pasajeros como comercial».

Adicionalmente, destacó que la compañía quiere disminuir el costo de los vehículos electrificados en 40%, por medio de nuevas plataformas, tanto de producción como tecnología, y para abordar este desafío esperan realizar una inversión hasta 2025 de 30 mil millones de euros del Grupo Stellantis.

El papel de los deportes a motor en la electrificación

Por otro lado, Porsche, marca reconocida a nivel mundial que tiene a la tradición como una de sus características, también se ha dedicado a innovar en el camino hacia la sostenibilidad, y parte de ello, ha sido la participación de la empresa en el campeonato Endurance de Las Vegas, laboratorio de pruebas que ha servido para el desarrollo de diversas tecnologías, y así lo ha dejado saber Vicente Díaz, gerente de marca del Grupo Ditec.

«Estamos entusiasmados de que Porsche está volviendo a la categoría con el desarrollo del 963. Llevamos tres años participando en la Fórmula E donde la tecnología y el desarrollo van a la vanguardia».

También, el representante destacó un trabajo especial en el que la compañía dedica su ingenio: Mission R, un vehículo 100% eléctrico deportivo para clientes desarrollado por la división de deportes a motor.

Triple Cero

Por su parte, General Motors, a través de Gustavo Colossi, director de General Motors para Uruguay, Bolivia, Chile y Paraguay, detalló el plan Triple Cero: Cero choques, cero emisiones y cero congestión. «Es una visión integral donde no solo hablamos de electromovilidad».

Además, la empresa involucra la autonomía hacia la transición en un periodo no mayor a 15 años. «General Motors es una de las compañías que se comprometió a no fabricar más autos de combustión interna a partir de 2035. Eso es un desafío para todos nuestros mercados y equipos de ingeniería».

Sin embargo, el representante indicó que la electrificación no es suficiente sin una revolución, desde donde surge la autonomía con el programa Cruise junto a todo el apartado eléctrico. «Una cosa lleva a la otra».

Adicionalmente, Colossi señaló que «Hemos decidido que Chile es y será el mercado donde ofreceremos más vehículos con capacidad de soporte avanzado hacia el cliente». Este aspecto destaca por medio del sistema de frenado automático, control de conducción, estacionamiento automático, y estará disponible en vehículos de clase B y C a través de la marca Chevrolet, donde el gran avance está en la introducción a partir de dos años de tecnología que automatice poco a poco la conducción.

De izquierda a derecha: Andrés Vergara, Francisca Román, Vicente Díaz, Gustavo Colossi y Maximiliano Sfeir

El impacto del transporte en las emisiones

La compañía destaca su compromiso por medio del uso de vehículos electrificados. Maximiliano Sfeir, gerente de Maxus, destaca los más de 23 millones de kilómetros recorridos en este tipo de autos, desde transporte público, furgonetas, entre otros.

«Creemos en la sostenibilidad porque hoy día el 25% de los efectos de gases de efecto invernadero son producimos por el transporte, entonces, con mayor cantidad de vehículos eléctricos vamos a lograr reducir esa huella de carbono», dijo Sfeir.

Además de ese compromiso con el medioambiente, Sfeir enfatizó la entrega de un servicio completo que acompaña a los clientes en ese proceso complicado de adopción o transición hacia la electromovilidad.

«Estamos en permanente contacto con ellos, queremos vender soluciones. Hemos hecho varios pilotos que deseamos se lleven a la realidad, y trabajamos firmemente para tener la mayor cantidad de productos en todos los segmentos y acompañarlos en este camino».

Electrificación de los autos en Chile

La compañía se fundó bajo el concepto práctico de solución de problemas. «Solucionar un inconveniente es la respuesta para avanzar y ser exitosos. En Chile habían 30 autos eléctricos por cada millón de habitantes, donde el más económico costaba 40% o 50% más al equivalente de uno de combustión interna», señaló Andrés Vergara, CEO y cofundador de Voltera.

Su método de trabajo los acercó con los clientes para resolver una interrogante vital: ¿Qué autos necesitan para poder cambiar su forma de operar? «Primero fuimos a Europa para buscar vehículos, luego China y trajimos los que mejor tenían para cada uno de nuestros clientes».

Sin embargo, el camino no fue fácil, y así lo remarcó. «Nos demoramos dos años en poder convencer a las autoridades y clientes en que se deben cambiar las normativas en Chile para poder democratizar el acceso, pues estaba prohibido vender autos eléctricos estándar GV, cuando más de la mitad de los coches del mundo eran así».

Afortunadamente, en diciembre del año pasado se cambió la normativa y la empresa logró introducir su primer auto. «Hoy día (a junio) teníamos cerca del 25% del mercado en Chile, una startup de 10, 15, 20 o 30 personas».

Cada representante compartió su visión sobre la electrificación del transporte en Chile abarcando venta ve vehículos o transporte público, pero lo cierto es que el país está encaminado a ser uno de los líderes en la transición hacia la movilidad sostenible junto a Colombia.

A continuación, el vídeo del día 1 del «Latam Mobility: Chile 2022«

Síguenos en

Publicaciones recientes

Facebook

INSCRIBIRME